lunes, 18 de agosto de 2008

BELLEZA NATURAL CON REMEDIOS A BASE DE LECHE

Os presento algunos trucos a base de leche que os pueden a ser de mucha utilidad. Son naturales y de probada eficacia:

· Leche hidratante: si notas en el rostro sensación de tirantez pero se te ha acabado la crema hidratante un remedio efectivo para salir del paso es pasarte un algodón empapado de leche por la cara. Veras como notas la piel más confortable.
· Desmaquillante: puedes usar leche tibia (preferiblemente entera) para desmaquillar tu piel. Impregna un algodón y aplícalo en movimiento de "dentro a fuera". Seca tu piel con un paño de algodón y aplícate un tónico acorde con tu tipo de piel. Tu piel quedará limpia y tersa.
· Piernas sin rojeces: si después de depilarte las piernas aparecen rojeces, empapa un paño en leche fría y ponlo sobre las piernas.
· Dormir mejor: un vaso de leche caliente con una cucharadita de miel es un remedio contra en insomnio que ya practicaban nuestra abuelas. Tómalo a sorbitos pequeños.
· Pies suaves: mezcla 1/2 taza de sal gorda con 1/3 de aceite de oliva. Por otro lado, calienta un litro de leche entera. Introduce los pies en la leche durante 10 minutos. Después enjuágalos y a continuación frótalos con la mezcla de sal gorda y aceite de oliva. Por último aplícate crema hidratante y ponte unos calcetines de lana.
· Exfoliante natural: para tener una piel suave, mezcla dos cucharadas de avena molida, una cucharada de miel y una de leche hasta lograr una mezcla uniforme. Ponla sobre la piel durante 15 minutos y enjuaga con agua tibia. Es una exfoliante suave que va bien tanto para pieles secas como grasas.
· Manos más blancas y uñas más fuertes: frota las manos con leche y déjalas secar. Vierte unas gotas de limón en un recipiente con aceite y frota las manos de nuevo con esta mezcla. Con un algodoncito empapado insiste en las uñas. Ponte unos guantes de lana y déjalos al menos un par de horas. Si puede ser toda la noche mejor.
· Manos más suaves: pon a cocer una patata, cuando se enfríe, pélala y aplástala añadiendo dos cucharadas de leche fría y dos de miel. Aplica esta mezcla en las manos. Déjala actuar durante 15 minutos y retírala después con agua tibia.
· Ojeras y bolsas: mezcla una patata con la piel bien limpia con miga de pan empapada en leche. Túmbate y aplica el preparado sobre los ojos dejándolo actuar de quince a veinte minutos, mientras te relajas.
· Aliviar ampollas: para aliviar las ampollas en los pies puedes realizar una pasta casera muy efectiva. Cuece unas hojas de col en medio litro de leche. Déjalo enfriar y pásalo por la batidora y aplica esta mezcla sobre las ampollas.
· Mascarilla para pieles grasas: cuece y pela una patata. Añádele dos cucharadas de leche, miga de pan remojada en leche y unas gotas de limón. Mézclalo bien a mano o en la batidora y aplícatelo en el rostro como una mascarilla. Mantenla de 15 a 20 minutos y luego, retírala con agua fría.
· Mascarilla revitalizante: si te levantas con mala cara tras una noche de fiesta y tienes un comida familiar no pasa nada, ellos no lo tienen por qué notar. Crea una mascarilla casera y devuélvele la luminosidad a tu piel. Mezcla a partes iguales: leche, miel y zumo de naranja y aplícatela en la cara. Déjala durante 10 minutos, y aclara con agua fría./www.pa-digital.com.pa/archive/11052006/estilo05.shtml
Puedes leer más consejos naturales de belleza y cosmética en:

4 comentarios:

Trucos Naturales dijo...

Yo conocía algunos trucos pero no tantos. He hecho un gran descubrimiento. Vendré a menudo a leerte.
Felicidades por tu blog ;-)

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti por la visita, pasaré también e verte.
Saludos cordiales.

arbequina dijo...

Muy buenos los consejos, yo conozco uno más os lo dejo por si os interesa, es para exfoliar la piel:
1 parte de aceite de oliva virgen extra y el doble de cantidad de azúcar moreno, mezclar bien hasta hacer una pasta, extender masajeando suavemente por la piel y aclarar con agua abundante. Además de buenísima para retirar la piel muerta, la piel queda superhidratada.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias, Arbequina.
Un abrazo.