viernes, 25 de junio de 2010

TRANQUILIDAD MENTAL.

Si una persona quiere evitar el estrés y la tensión, entonces debe entrenar su mente para ver cualquier cosa que encuentre -personas, objetos, eventos y experiencias- realistamente, como fenómenos transitorios, que surgen dependientemente a través de las condiciones. Debe reflexionar sobre ellos en términos de las tres características -como impermanentes, insatisfactorios y sin "yo" o ego. Al hacerlo ayuda a reducir el involucrarse en estos fenómenos, y por ello se reducirá el deseo y apego hacia ellos. También evita el enojo, la ansiedad, y el orgullo – los pensamientos de "mi" y "mío"- ya que tales emociones producen estrés y tensión.
Cuando adoptamos esta actitud de vida, descubrimos mayores desapegos, una calma más profunda, una paz del corazón más duradera aun en medio de las mismas situaciones que previamente producían sólo estrés y preocupación. La clave para manejar el estrés es a través de disciplinar y dominar la mente.
(Robert Bogada, Una simple guía para la vida).


13 comentarios:

Ligia dijo...

Es muy difícil dominar la mente. Tal vez sea la solución para evitar el estrés, pero a mí me cuesta mucho el desapego a las cosas...
Abrazos

Jan Puerta dijo...

A veces pensamos que el yo nos pertenece. Una simple ilusión de lo poco que sabemos y lo mucho que nos queda por aprender.
Una entrada excelente. Para analizar con calma.
Un abrazo

MUNDO HAIGA dijo...

Tienes tanta razón Javi! gracias siempre por estar allí y dejarnos estas perlas de amor y enseñanza!

Vero

JAVIER AKERMAN dijo...

Todo comienza por un primer paso, querida Ligia.
Un fuerte abrazo.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti Vero.
Besos mil.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Jan, querido amigo.
Un fuerte abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Mi admiradisimo Javier,

De acuerdo totalmente con tu planteamiento.

Leyendo a Albert Ellis y a Hector Trujillo logre internalizar el concepto de que- La clave para manejar el estrés es a través de disciplinar y dominar la mente-.

Un abrazo bien grande mi muy querido maestro

JAVIER AKERMAN dijo...

Un fuerte abrazo, querido Ricardo.

RosaMaría dijo...

Interesante planteo, difícil aplicación que es parte del mismo concepto. Llegados a cierta edad nos estresa pensar en lo que queda, como se "arreglarán" sin nosotros, egoísmo puro pues no somos imprescindibles, por el contrario creo que liberamos a los que nos suceden. Beso y gracias.

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias a ti Rosa María.
Besos.

Eva dijo...

Hola,soy Eva ...lo que quero desir es que no hay porque dar tanta importancia de las palabras y los actos de la gente.Eso es que afecta mas las personas ...no?Lo mas importante es -cada uno de nosotros haser bien su trabajo..intentar no haser daño y si puede ayudar a la gente.QUANTO MAS OCUPADOS SOMOS...MENOS TIEMPO TENEMOS PARA PENSAR PARA LAS COSAS QUE NOS HASEN DAÑO....BESOS Y ABRASOS PARA TODOS

JAVIER AKERMAN dijo...

Gracias Eva, una buena reflexión.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Es muy creo..